Post colaboración 

Sabemos que el cáncer de seno es una de las enfermedades más frecuentes en mujeres alrededor del mundo, por lo que es de vital importancia tomar en cuenta las recomendaciones sobre las revisiones que nos debemos realizar. Acudir con nuestro médico de cabecera puede ser una forma sencilla de informarnos sobre este tema y las acciones preventivas que debemos seguir, sin embargo queremos compartirte algunos puntos importantes sobre el ABC del cáncer de mama como preámbulo a la información que recibas en tus futuras citas médicas.

El cáncer de mama es un tema que atañe tanto a mujeres como a hombres, no solo porque comparten el tema con sus parejas, sino también porque esta enfermedad la pueden llegar a desarrollar ellos aunque afortunadamente en menor medida.

¿Qué es el cáncer de mama?

Se trata de un tumor maligno que se origina en las células de esta parte de cuerpo, como lo mencionamos anteriormente se trata de una enfermedad que se da mayoritariamente en las mujeres pero que también pueden llegar a desarrollar algunos hombres.

¿Cómo se propaga?

Estos tumores se desarrollan en partes específicas de los senos como por ejemplo en los lobulillos, que son las glándulas productoras de leche conformadas por células lobulares, cuando aparece el cáncer en esta parte del cuerpo se le conoce como cáncer lobulillar.

Cuando la enfermedad aparece en las células que recubren los conductos se le llama cáncer ductal, mientras que otro tumores se originan en las células del tejido adiposo y los vasos sanguíneos y linfáticos, lo cuales llegan por debajo del brazo, por ello es que es tan importante llevar a cabo las exploraciones en esta parte del cuerpo.

¿Es posible la detección temprana?

Como ocurre en este tipo de enfermedades, los síntomas generalmente no son perceptibles por lo que la clave está en la realización de exámenes exploratorios para su prevención o detección, sin embargo debemos prestar atención a las señales de advertencia como pueden ser las siguientes:

• Un bulto nuevo en la mama o la axila (debajo del brazo).
• Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
• Irritación o hundimientos en la piel de la mama.
• Enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
• Hundimiento del pezón o dolor en esa zona.
• Secreción del pezón, que no sea leche, incluso de sangre.
• Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
• Dolor en cualquier parte de la mama.

¿Cuáles son las pruebas de detección y análisis?

Algunas mujeres se preocupan mucho sobre el tipo de pruebas al que se tienen que someter para examinar esta parte del cuerpo, sin embargo no hay por qué temer ya que ninguna ellas requiere procedimientos complicados. Las pruebas que se utilizan para la detección, el diagnóstico y el control son las mamografías, ecografías, tomografía axial computarizada entre otras.

Gracias a la información oportuna y correcta es que muchas mujeres pueden prevenir esta enfermedad, si bien ninguna de nosotras sabe si algún día podrá desarrollarla, lo que está en nuestras manos es prestar atención a cualquiera de las señales mencionadas en este artículo para poder actuar de manera inmediata y acudir con los especialistas en la materia.

No olvides dejarme tu opinión en los comentarios. Que Dtb, te envío un fuerte abrazo.