Con motivo del día del abuelo hace unas semanas visitamos el Hogar para ancianos de la ciudad donde vivimos. Como ustedes saben nosotros somos una familia homeschooler.

Para nuestra sorpresa y felicidad gracias a Dios me he podido contactar con otras familias homeschool que radican en la misma ciudad. Debo decir que esto es algo que me tiene sumamente contenta, el camino del homeschool no es fácil y en México lo es aún menos debido a la poca información y los prejuicios que muchos tienen hacia la práctica.

Así que ya se imaginaran como brincaba de felicidad cuando coincidí con estas familias y aún más cuando nos invitaron a participar junto a ellas en una visita al hogar para ancianos de la ciudad, esto con el fin de que los pequeños pudieran llevar un poco de felicidad a los abuelitos que ahí viven.

Visita al hogar para ancianos

La visita creó un torbellino de emociones en mi. AJ aunque le explique previamente que los abuelitos muchos no escuchaban bien, otros no veían e incluso había un abuelito que no hablaba, él en su condición de niño quería jugar, así que su momento favorito fue cuando pudo jugar a la papa caliente junto a los abuelitos.

Previamente los encargados del lugar nos comentaron que muchos habían sido abandonados por sus familia ¿Se imaginan?

Esa es una de las razones por las que quiero que AJ valore a su familia y sea sensible a la situación de terceros, que sea capaz de sentir respeto hacia el dolor ajeno.

Se que en esta ocasión él tal vez no pudo comprender el alcance que su visita tuvo en el corazón de esas personas. Como el verlo jugar a su alrededor mientras otras familias escuchaban sus historias les hizo sentirse menos solos y más valorados.

Nos llevamos tesoros de vuelta a casa

AJ es tremendo y el lugar era enorme y con mucho pasto, así que debo decir que yo no aproveche mi tiempo junto a los abuelitos como quisiera, sin embargo me quede con trazos de historias de pescadores, tesoros de infancia y danzón.

Gracias al pasto, las hormigas y la inquietud de mi hijo también nos pudimos traer de recuerdo una mano hinchada, algo que rápidamente y con un medicamento regreso a la normalidad.

Si eres una familia homeschooler y si no lo eres también te invito a que intentes hacer una actividad como esta, en verdad te la recomiendo muchísimo, es una actividad que definitivamente me encantaría repetir.

Te envío un fuerte abrazo que Dtb.