Para muchos Halloween es una fiesta, un día donde decoran sus casas y entregas dulces o detalles a los pequeños que alegremente lucen disfraces y van recitando “Truco o trato”.  Los disfraces generalmente son fruto del esfuerzo de las madres de volcar toda su creatividad en los atuendos de sus pequeños.

Para muchos otros puede significar una celebración que va en contra de sus creencias, debido a sus orígenes paganos.

Cuando tus creencias se anteponen a la celebración

Desde antes de que naciera AJ mi personalidad extremista me ponía a pensar que pasaría en ciertas fechas.

—Claro, siempre adelantandome a las cosas.

Una de esas fechas sin duda era Halloween. Celebración que va en contra de mis creencias pero sobre todo en contra de las creencias de mi amado esposo (el es un poco más extremista en estos asuntos ¿no sabes por que? en este post te daras una idea).

Me ponía a pensar ¿que haría? Porque seguramente en la escuela, los amiguitos y la maravillosa publicidad harían de las suyas. Sin embargo, aún así pensaba que podríamos mantener el tema a raya.

La ingenuidad me invadía antes de ser madre

La vida estaba lista para reírse nuevamente de mi ingenuidad, cuan equivocada estaba. Los primeros 3 años fueron fáciles.

El año pasado al ver la decoración el quería que decoraramos la casa con cosas de terror, sin embargo con decirle que a su papá no le gustaba esa celebración el tema quedó resuelto.

Eso era lo que pensábamos,realmente el tema se mantenía con bajo perfil aunque latente.

Pero oh sorpresa la que nos hemos llevado este año.  AJ lleva meses esperando la llegada de Halloween. Pues entre los capítulos especiales de los programas de televisión sobre el tema y una vez que llegó septiembre la decoración de las tiendas y de las academias, Dios cualquier niño en definitiva se emocionaria.

La percepción cambia las creencias NO

El colmo fue cuando en la academia de inglés nos dieron la invitación para el evento de Halloween, ahí todas nuestras defensas se fueron por el suelo.

¿Cómo negarnos a asistir a una presentación de nuestro hijo? AJ está muy emocionado pues todo el mes llevan preparandose para dicha presentación, han hecho mascaras (y me siento muy orgullosa de mi hijo ya que el no escogió una “aterradora”jajaja) y tiene un guión que debe aprenderse.

En lo personal decidí comenzar a ver todo este asunto como un evento escolar, una fiesta de disfraces sin un trasfondo más caótico. Eso si nos seguimos resistiendo a decorar nuestra casa y gracias al cielo la elección de disfraces de AJ es bastante tranquila.

Para mi amado esposo todo esto todavía es una guerra interna, aunque debo decir que me sorprende la serenidad con la que lo esta tomando.

¿Tú que piensas? ¿Halloween sí o no? Me encantaría conocer tu opinión sobre el tema, te envío un fuerte abrazo que Dtb.