Hoy en día la tecnología avanza pero los valores están quedando obsoletos para la mayoría de nosotros. Cuando accedemos a las redes sociales gran parte de los titulares que encontramos tratan de alguien que está balconeando a otro (aunque se lea arcaico la mayoría de las noticias tratan de una persona balconeando y  sacando los trapitos sucios al sol de otra) de videos o fotografías graciosas.

Aunque en la mayoría de las situaciones para sacarlos a la luz ni siquiera nos damos a la tarea de cerciorarnos de que lo que vamos a decir sea cierto. Nos creemos señores y dueños de la verdad. Lo único que nos interesa es que se haga viral, que obtenga cientos de likes y comentarios.

Todos podemos ser jueces

Hoy por hoy estamos tomando a las redes sociales como juzgados en los cuales todos podemos ser jueces. Y por si fuera poco unos muy imparciales.

Nos volvemos jueces que juzgan sin saber el contexto de la imagen que estamos viendo, sin conocer los motivos y verificar las pruebas. Nos brincamos todo el proceso y vamos directo a la sentencia. Sentencias que van desde el acoso, hasta la muerte tanto social como física ¿No lo sabías?

Las personas, porque esos que criticamos, señalamos y apodamos en las redes son personas. Aunque en ocasiones se nos olvida. Personas como tú y como yo que tal vez están pasando por un mal momento. Algunos son sensibles o inseguros.

Que te puedo decir esos personajes que nos encanta señalar y ridiculizar en las redes sociales últimamente, son simples humanos.

Algunos de esos seres humanos han llegado al suicidio después del acoso que sufrieron.  En otros ese acoso sacó lo peor de ellos y han asesinado. Como la historia de la chica que asesinó a su mejor amiga por unas fotografías que publicó en las redes sociales.

Analiza la información que compartes en las redes sociales

Hoy te quiero invitar a que analices mejor la información que vas a compartir en tus redes. La información propia y la que te encuentras en tu sección de noticias. No te dejes llevar por los titulares o imágenes escandalosas para empezar a juzgar a otro ser humano. Que al igual que tu siente y tiene sus propios problemas.

Cuando estés a punto de compartir una publicación sensacionalista párate un minuto y piensa, esa pude haber sido yo, tal vez no en esa misma situación pero te aseguro que en tu vida existen millones de situaciones que pudieron haber sido malinterpretadas.

Yo pude haber sido mil ladies no solo una. En mi vida he cometido millones de errores, me he pasado altos sin querer, inclusive debo confesar que me he estacionado en el lugar que no debía por diferentes razones.

Una ocasión cuando aún era estudiante y vivía con mis papás me fui de verano de investigación. En esa época algunos de mis vecinos rumorearon que me había fugado de mi casa y que estaba embarazada. Supongo que cuando regresé debieron decir que aborte o algo por el estilo.

Como ves en mi vida han existido muchas situaciones que pudieron ser juzgadas equivocadamente y tal vez lo único que me separó de convertirme en una noticia viral fue que cerca de mí no se encontraba nadie con un smartphone en la mano.