Ayer me di cuenta de que estamos a un mes de que mi pequeño cumpla 3 años, el tiene ya un par de semanas preguntándome a diario si hoy es su cumpleaños ¿No es irónico como ansiamos cumplir años cuando somos pequeños? Creo que el día de hoy lo que más deseo no es que los años lleguen, sino que un año dure muchos años.

Hoy me descubrí más egoísta que nunca. AJ crece tan rápido y tiene tantos deseos de comerse el mundo. Sin embargo, yo solo quisiera que siguiera siendo mi bebé por siempre.

¿Verdad que es un pensamiento egoísta? Hace algunos meses te contaba de la crisis de los dos años. De esos, los tan temibles dos ¿Pero sabes algo? No son los temibles dos. Me doy cuenta que los tres años de mi hijo no serán muy diferentes a los dos años y si Dios quiere tampoco lo serán de sus quince o sus treinta.

En la maternidad todo es temible, no solo los 2 años

Hoy me doy cuenta que en esto de la maternidad todo puede ser temible. Porque por más que leamos y veamos a nuestras primas y amigas todo, absolutamente todo, cada día es nuevo. Por más que aprenda a conocer a mi hijo cada día me da una sorpresa. Nunca sé con qué nueva desquiciante o divertida ocurrencia vendrá.

Mientras escribo esto me doy cuenta de lo repetitiva que he llegado a ser. Pero bueno, es que la repetitiva no soy yo es la maternidad. Cuando AJ nació y lo llevamos a casa todo fue un desafío. Luego vinieron esos días donde pensábamos que le estábamos tomando el ritmo, y zaz no fue así, algo cambió.

Después, al mes pensábamos que podríamos dormir tranquilos todas las noches pues el dormía de corrido. Pero nada de eso, había las noches en que de repente de la nada el se despertaba, así que no. No logramos dormir “como bebés” de nuevo desde hace casi tres años.

La definición de temible es: “Que despierta o causa temor”.

La temible maternidad es también el viaje más maravilloso

Entonces lo siento pero no son los temibles dos. Más bien sería “La temible maternidad” ¿Sabes por qué? Porque para mi que soy una controladora no hay cosa que me cause más temor que lo inesperado. Y la maternidad más allá de cualquier definición oficial y alegando a la real academia española no es otra cosa que mi definición de inesperado.

Todo en la maternidad es inesperado desde lo más bello hasta lo más temible. Con esto no te quiero decir que la maternidad es un error. Al contrario, si quieres que tu vida esté llena de emociones conviértete en madre.

Ningún deporte extremo te dará tanta adrenalina como ser madre. Ver como ese ser del que cuelga tu vida de repente se pone en peligro o te dice que eres la mejor aunque lo hayas regañado. Eso, eso no se compara con nada en este mundo.

Hoy me dí cuenta, tal vez demasiado tarde jajaja. Pues mi hijo esta si Dios quiere por cumplir tres años. Que cada año será temible y a la vez maravilloso. Cada peldaño de la vida de mi hijo será desastrosa y emocionante. Cada uno me traerá nuevos temores y a su vez nuevas aventuras y alegrías.

Por eso para mi es “La temible maternidad”. La cosa más temible y a su vez la más hermosa. Ser la madre de AJ es lo mejor que me ha pasado. Jamás me sentí tan viva, ni tuve tanto miedo de partir inesperadamente como lo siento ahora.

¿Como es la maternidad para ti? Espero poder conocer tu opinión en los comentarios. Te envio millones de besos, Dtb.