Yo recuerdo miles de momentos entre abuelos y nietos. Tuve la dicha de ser protagonista de esas imágenes de película donde me veo escuchando historias susurradas por mi abuela.

Las hazañas en las minas contadas por mi abuelo. Historias que ocurrieron desde la loma de un campo de béisbol, recuerdo la figura de  mi abuelo leyendo un libro rodeado de un aura de misterio.

Soy una mujer afortunada, disfrute abuelos y bisabuelos. E incluso hubo un tiempo en que tuve tatarabuela, aunque a ella no la recuerdo.

Mi vida fue enriquecida por las manías y experiencias de esos seres que desde los ojos de un pequeño pueden llegar a parecer personajes de cuento.

Los abuelos son un pilar fundamental en la educación de los nietos, les transmiten sabiduría, experiencia, tranquilidad, cariño, estabilidad. Por otra parte, los nietos llevan a la vida de los abuelos una nueva ilusión y vitalidad. Los beneficios en las relaciones abuelos y nietos son mutuos.

Sin embargo, lograr un sano equilibrio en esta importante relación puede resultar difícil. El ser un abuelo no es una tarea tan fácil como puede parecer.

Lograr ser un buen abuelo es una tarea complicada, comprender que los seres a los que aman tanto no dependen de ellos puede ser confuso.

En cada familia existen diferentes circunstancias. Están aquellas donde el abuelo es una figura activa en la crianza de los nietos, ya sea porque la familia vive junta. O tal vez porque los padres trabajan y la tarea de crianza es delegada a los abuelos.

También existen las familias donde el abuelo no vive el día a día con sus nietos, en ambas situaciones debe existir un gran compromiso de parte de padres y abuelos.

Cuando nace un bebé, nacen también unos padres y a su vez nacen unos abuelos. Para que la relación entre padres e hijos funcione una vez que se han convertido en “padres y abuelos” se deben conocer las necesidades de ambos, las libertades y los límites que ambas partes necesitan. Esto ayudará a que la unión sea mucho más fuerte y positiva.

Consejos para ser un buen abuelo

  • Los abuelos tienen mayor experiencia. Sin embargo no se debe tratar de imponer su forma de ser sobre la forma en que los  padres quieren educar a sus hijos.
  • Respetar las reglas, horarios y rutinas que los padres han establecido.
  • Trata de ser un abuelo cariñoso, los niños necesitan muestras de cariño para sentirse seguros.
  • Interésate por el progreso del día a día de tus nietos. Es totalmente falso aquello de que la sangre llama. El amor solo se siente por aquellos que han estado presentes en nuestra vida.
  • No quieras ser el padre de tus nietos y no trates a tus hijos como niños frente a los suyos.
  • Cuenta a tus nietos la historia familiar. A mí me encanta saber de dónde viene mi familia, como llegamos a donde lo hemos hecho. Esa es una riqueza invaluable que heredarás a tus nietos por medio de historias.
  • Al ser abuelo la presión de educar ha desaparecido, así que es momento de ser la figura relajada, más no permisiva que los pequeños necesitan a su alrededor.
  • Como abuelo olvida la regla de que los nietos son quienes deben visitarte siempre a ti. Actualmente con los ritmos de vida, es muy difícil que las familias más jóvenes tengan tiempo libre. Así que crea un balance saludable entre las visitas que tus hijos hacen a tu casa y como abuelo, tú también visita a tus nietos.
  • Platícales historias de tu vida a tus nietos, cuéntales cómo ha evolucionado tu entorno, cómo eran las cosas en tus años de juventud. Esas historias son oro cuando se es mayor.

Espero que estos pequeños consejos puedan ayudarte a ser un mejor abuelo. Y que a los padres y nietos nos ayuden a valorar todo lo que un buen abuelo aporta a nuestras vidas.

Feliz día del abuelo

En el mes del abuelo les envió un fuerte abrazo a todos los abuelos. En especial a aquellos que en ocasiones piensan que su papel en nuestras vidas no es tan importante. Lamento decirles que están equivocados, ustedes enriquecen la vida de sus nietos de una forma que ningún otro ser puede hacerlo.

Envío besos hasta el cielo, y hasta mi tierra, los amo. Que Dlb.

 

 

Foto: Freepik