Hace algunos días te platicaba sobre “Morko y Mali” la nueva serie de Disney Junior con la que nuestros peques pueden aprender nociones básicas de matemáticas mientras se divierten, aprenden a trabajar en equipo y disfrutan de paisajes selváticos.

Hoy quiero compartirte un pequeño vistazo al interior de lo que siente Tomás Ottaviano el actor infantil que interpreta a Morko, él nos cuenta cómo ha sido trabajar en esta fantástica e interesante serie.

¿Quién es Tomás Ottaviano?

Para saber un poco antes que nada te cuento que Tomás nació en Argentina, comenzó su carrera actoral a los 8 años y desde entonces ha protagonizado numerosos comerciales para televisión. Hizo algunas participaciones en series y telenovelas argentinas, y en 2013 formó parte del elenco de la película “Abzurdah”.

¿Cómo es ser Morko?

¿Cómo llegaste al elenco de Morko y Mali?

Hice un casting junto con otros cinco chicos.

¿Qué te pidieron que hicieras durante el casting?

En el primer casting, primero tuve que presentarme a cámara y después participar de varios juegos. La idea era que todos nos soltáramos y nos divirtiéramos. Para el segundo casting, tuve que aprender algunas escenas de Morko y Mali y hacerlas frente a cámara. En el tercer casting, hice una escena con Suma, el tucán que es mi mascota en la serie. Después hice un cuarto casting, en el que hice más escenas.

¿Cómo reaccionaste cuando te enteraste de que interpretarías a Morko?

¡Me puse re contento! Me emocioné mucho. Cuando llegué del colegio, mi mamá me contó que había quedado elegido. No lo podía creer.

¿Qué fue lo más complejo de grabar Morko y Mali?

Lo más complejo fue actuar con un fondo de croma, sin escenografía, pero a medida que nos iban mostrando imágenes de la selva, se hizo más fácil. Vi que era hermosa y muy inmensa, y pude imaginármela cuando actuaba.

¿Cómo viviste la experiencia de actuar con títeres?

Fue muy divertido. Los titiriteros eran muy graciosos. Nunca había actuado con títeres y me encantó.

¿Recuerdas alguna anécdota graciosa de las grabaciones?

En un episodio, hice una escena de riesgo en la que tenía que sacarle una caracola de la boca a una planta “mordiscosa”.
Cuando se la sacaba, la planta me lanzaba una baba pegajosa. Me pegaron esa baba en la cara, que era parecida a una gelatina verde. Fue asqueroso, pero también muy divertido.

¿Qué rincón de la selva es el que más te gusta?

La zona de las plantas “mordiscosas” está buenísima.

¿Cómo te preparaste para cantar y bailar en la serie?

Entrené con profesoras para las dos cosas. Era la primera vez que lo hacía y me gustó mucho.

¿Qué fue lo más divertido de actuar con Agustina (Vera) y los chicos de Los 4?

Cuando estábamos todos juntos, era genial. No parábamos de hacer chistes y bromear. Me divertí mucho con todos ellos, tanto en los momentos fuera de cámara como durante las grabaciones.

¿Qué significa para ti ser parte de la familia de Disney?

Es muy emocionante. Es un sueño hecho realidad. Cuando era más chico e iba a los parques de Disney, me fascinaba. No puedo creer que ahora yo soy parte de todo eso.

¿Cuando se estrene Morko y Mali, ¿qué te parece que les va a gustar más a los chicos de la serie?

Es una serie que tiene muchos chistes. Es muy graciosa, y eso me parece que les va a encantar. Además, creo que el personaje de Tulú, el oso hormiguero, va a ser muy popular.