Ahora con tanta cámara en cada aparato (celular, Tablet, iPad, laptop, cámaras digitales pequeñísimas y grandísimas), es muy fácil volverse una mamarazzi.

No se tu pero yo recuerdo que mis papas me tomaban fotografías en paseos especiales, cumpleaños, navidades, algún viaje y párale de contar.

Y era muy lindo ver aquellos grandes álbumes de fotos pesadisimos, con todos aquellos recuerdos tan especiales plasmados.

Desde que AJ nació, me he convertido en una empedernida mamarazzi, tomando cada suspiro que el da, o al menos el que me deja captar, porque ¡ah! este niño mío no es el mayor amante de que mamá, papá o cualquier adulto le tome una fotografía o lo grabe. Aun así logramos con trucos y todo captarlo.

Y entre una cosa y otra ha sido que en mi pasión amateur de fotografiar a mi hijo tengo millones de fotos que parecerían idénticas pero que a los ojos de una madre claro que son diferentes, guardadas en el pc, disco duro portátil, celular, memorias de cámaras fotográficas.

Además de que cuento con todos sus intentos de selfies y fotografías, jajaja  ya que tomarse fotos el mismo es otra historia, y aunque cuento con todo este repertorio, tengo muy pocas en papel.

Hace algunas semanas platicaba con mi esposo, voy a tomar un USB e iré a imprimir algunas fotografías. En casa aquellos enormes álbumes de fotografías que recuerdo de casa de mi mamá, tías y abuelas no existen.

Tengo un par y hasta me da pena reconocer que solo cuento con el álbum de mi boda y el del primer cumpleaños de mi hijo, ups.

Debo admitir que cuando me acuerdo que no tengo mis fotografías impresas, algo que no es muy a menudo, me pesa el corazón, pues ya sabes que soy medio drástica y me pongo de los nervios pensando que pasaría si un día todos los aparatos dicen “adiós se me han quitado las ganas de seguir funcionando”.

Arrivederci recuerdos, uyyy. Ahora con la facilidad de ver las fotografías en el celular, o en los aparatos olvidamos imprimir los recuerdos.

Sera que soy una romántica, llámame cursi, pero muy de vez en cuando extraño el aroma e incluso la voluminosidad de aquellos grandes álbumes.

Mi hijo los ama, y tengo como firme propósito para algún momento de este año, tomar esos archivos digitales e ir a imprimirlos.

¿Y tú eres una mamarazzi o paparazzi? Jajaja ¿Qué piensas de los álbum de fotos? ¿Tienes tantas fotografías por ahí como yo o eres más reservada con el tema? Espero tu opinión en los comentarios, Dtb.