El día de hoy le toca el turno al  Consejo de mami no. 4 “Ayuda a tu hijo, no le resuelvas la vida”

Como muchas madres, y es mi caso (ups, si lo confieso), nos volvemos sobreprotectoras, ¿y por qué no debería ser así, si al fin y al cabo los hijos son lo más preciado que tenemos?

El verdadero problema ataca cuando en esta sobreprotección empezamos a resolverles la vida. Entre el guiar a nuestros hijos y el actuar por nuestros hijos, existe una línea tan delgada que es muy fácil saltarla.

Sin embargo las consecuencias de hacerlo son catastróficas para nuestros pequeños.

No es que vaya a dejar que mi niño de 2 años y medio se resuelva la vida él solo, pero seamos sinceras, cuales son los problemas que puede tener un niño de esta edad.

Que otro niño le quite el juguete, o no poder sacar el carrito que de adrede envío debajo del sillón.

En estos casos yo me mantengo al margen, quiero que mi hijo aprenda cómo solucionar esos pequeños retos que para él son enormes. Porque la verdad no quiero tenerlo en casa a los 30 esperando a que mamá le planche la camisa.

Los niños deben aprender a superar pequeños retos o problemas en cada etapa, pues de esta forma como seres humanos nos vamos preparando para el siguiente escalón. Esos problemas que tú como madre puedes llegar a pensar “si lo ayudo no le afecta, vamos que le ayudó para que salgamos más rápido”, esos son los que lo preparan para el futuro.

Te envio millones de besos, te aseguro que tú eras la mejor opción de madre para tus hijos, por eso Dios los confió contigo, lo estas haciendo de maravilla. Saludos que Dtb, como siempre te pido que si te ha gustado este consejo lo compartas en las redes.