Cuando veo a mi hijo el corazón se me infla y siento que se quiere salir de mi cuerpo. Me conmueve tanto su inocencia, que la verdad no sé cómo protegerla.

En este mundo tan corrompido, donde los niños son prostituidos, mutilados y usados cual juguete, me da pánico el día que tenga que dejarlo salir a enfrentarlo solo.

Porque esa es la realidad que nos espera a todos los padres, los hijos son prestados. Y orgullosos debemos estar el día que emprendan el vuelo pues con nuestras enseñanzas y su esfuerzo habrán construido alas.

Pero mientras ese día llega, me he propuesto regalarle inocencia y dejarlo creer que los superhéroes existen, que los arcoíris son mágicos, que su papá tiene superpoderes y puede manejar el carrito del súper sin manos.

Quiero que aprenda a jugar a las escondidas, a las estatuas de marfil, a las traes, a los colores, que corra hasta sentir que sus piernas ya no pueden más, espero poder regalarle hermosos sueños por medio de los cuentos y las películas de héroes y princesas.

Muero de tristeza cada que veo en las redes la noticia de un niño raptado, o la historia de una niña de 12 años embarazada.

Existen familias en donde los recursos y la información es limitada, esas personas tienen pocas opciones y oportunidades, ojo, eso  no significa que no las puedan construir. Siempre es maravilloso escuchar de un chico que logra lo que otro con recursos y un cuerpo sano no logró.

Tu mami o papi que me lees, si lo estás haciendo es porque te preocupas por el futuro de tus hijos, porque buscas en otra mami como tú el consejo que necesitas, entonces déjame pedirte que juntos desde el corazón de nuestro hogar empecemos a cambiar el mundo.

Demos amor a manos llenas a nuestros hijos, tratemos de darles tiempo de calidad en vez de dinero.

Vistamos a los niños con ropa de niños, tengamos cuidado de los programas y la música que escuchan.

Tratemos de criarlos dentro de un hogar cálido, donde aprenda valores, seamos congruentes en lo que les pedimos a nuestros hijos. Alejémonos de la doble moral.

Cada día en las redes me encuentro con millones de personas pidiéndole al gobierno que les resuelva la vida. Pero evadimos impuestos, nos pasamos los altos, decimos si a la mordida y a la piratería. Eso es lo que están aprendiendo nuestros hijos, y eso es lo que llevarán al futuro, si queremos cambiar la realidad en la que vivimos, solo se puede empezar por nosotros mismos.

Protejamos la niñez

Si queremos que el mundo sea mejor, protejamos la niñez ahora, amemosla, dediquemosle tiempo, démosles buenos ejemplos.

Enseñemos a nuestros hijos que el amor existe para que aprendan a amar, demostremosles como respetamos a nuestros padres, como cuidamos al enfermo, para que cuando crezcan no vean la bondad y solidaridad hacia el necesitado como una carga.

Enseñémosles responsabilidades según su edad, no queramos que un niño sea un adulto pequeño que se cuida solo. Dejemos a los niños jugar para que cuando sean grandes realmente sean maduros y no niños en cuerpo de adultos.

Protejamos ahora que son pequeños su inocencia y fomentemos sus valores.

Photo by Mr Moss