La depresión postparto es uno de los padecimientos más comunes que sufrimos las madres después de dar a luz a nuestros bebés, se dice que una de cada 10 mujeres podemos llegar a padecerla.

Los síntomas de una depresión postparto suelen presentarse como ansiedad, tristeza, insomnio, agobio, rechazo al nuevo bebé, trastornos de apetito, irritabilidad y fatiga.

Debido a que al dar a luz no estamos teniendo el “comportamiento normal” o esperado al tener a nuestros bebés, la mayoría decidimos sufrir este padecimiento en silencio por la gran culpa que podemos llegar a sentir.

Situación que solo agrava el padecimiento ya que la depresión no es algo que vaya a desaparecer solo porque se desee.

A diferencia de lo que muchos pensamos, que con un cambio de actitud y mucha voluntad las cosas mejorarán. La depresión post parto tiene su origen en desarreglos de procesos químicos en el cerebro, debidos al brusco descenso de las hormonas.

Por lo tanto, para superarla es necesario iniciar una terapia psicológica y en situaciones más complicadas incluso recibir medicación.

¿Cómo diferenciar el baby blues o tristeza después del parto de una depresión?

Normalmente después del parto en el proceso de adaptación a nuestra nueva condición de madres, nuestro nuevo cuerpo y las presiones que sentimos de ser responsables de las necesidades de nuestro bebé, en ocasiones podemos presentar algunos de los síntomas de la depresión, sin embargo, esto es algo que solo nos dura durante el proceso de adaptación que suele ser normalmente entre una y dos semanas. Y puede ser superado con un cambio de actitud.

Los síntomas en una mujer que está sufriendo depresión post parto, suelen ser mucho más agudos, pueden presentarse en cualquier momento del primer año, sobre todo en los primeros tres meses, y prolongarse por meses e incluso años. Sobre todo si no se recibe el tratamiento pertinente.

¿Qué hacer si creo padecer depresión postparto?

Cuando sientes que no eres capaz de superar la tristeza, la desesperación y que incluso sientes que no eres capaz de hacerte cargo de tu bebé, es hora de pedir ayuda. Dejar de lado la vergüenza y el miedo, y compartir con tu pareja y familiares tus sentimientos.

Es muy importante que busques la ayuda profesional pertinente, puedes asesorarte con tu ginecólogo, para que él te vincule con el profesional adecuado.

Debes tratar de descansar lo más que puedas, tomar paseos, salir a caminar, no hay nada que acabe más con la voluntad de un ser humano que quedarse encerrado cuando se siente triste y desesperado.

No te olvides de ti, todas sabemos que tu nuevo cuerpo no es como solía serlo, sin embargo acabas de traer una vida al mundo, todo irá tomando su rumbo así que tómate las cosas con calma y dedícale tiempo a tu cuidado y arreglo personal, el sentirnos bien arregladas puede ayudar mucho en el proceso de sanación.

¿Qué hacer si es mi esposa, hermana o hija quien sufre depresión post parto?

El principal punto para ayudar a alguien que está sufriendo depresión postparto es no juzgarla, ya es suficiente con la culpabilidad que ella misma siente por no estar reaccionando ante la llegada de su bebé de la forma “normal”.

Entender que la depresión postparto no se solucionará con un cambio de actitud ya que es un proceso químico.

Brindarle toda la ayuda posible en el cuidado del nuevo bebé y sus actividades diarias, así como no dejarla sola.

Poner mucha atención en los síntomas de la persona y ayudarla a decidirse a recibir ayuda profesional, ya que en muchos casos, la persona que padece depresión no puede o quiere admitirlo.

¿Quién tiene mayores factores de riesgo de sufrir depresión postparto?

  • Mujeres que han padecido crisis de ansiedad, sobre todo si las sufrieron durante el tercer trimestre del embarazo.
  • Tener historial familiar o personal de sufrir depresión anteriormente.
  • Estrés causado por el cuidado infantil.
  • Dificultades en el matrimonio
  • Ser madre soltera
  • Embarazo no deseado
  • Estrés por problemas financieros
  • Fallecimientos de familiares recientes
  • Baja autoestima
  • Haber dado a luz a un niño con temperamento difícil.

Sin embargo, debo decirte que durante mi lectura me encontré con que estos factores no determinan totalmente que vayas a padecer depresión. Yo soy una prueba de ello, ya que debo decirte que aunque presente algunos factores de riesgo de los mencionados anteriormente no tuve depresión postparto.

Espero que esta información te sea de utilidad, si es así no dudes en compartirla. ¿Tú padeciste depresión postparto? ¿Conoces a alguien que la haya padecido o la esté padeciendo? Me encantaría que lo compartieras conmigo en los comentarios. Saludos, te mando millones de besos.

Foto: Helga Weber