La falta de descanso puede ser la respuesta a la pregunta de porque tu pequeño está teniendo un mal día.

Cuando un niño se encuentra irritable durante el día la razón puede ser probablemente que no esté descansando bien durante la noche.

Un niño de entre 1 y 4 años necesita dormir por noche aproximadamente 11 horas, además de las horas de siesta durante el día.

Todos sabemos que un niño no es igual a otro y su necesidad de descanso puede no ser la misma. Pero es muy fácil identificar si un niño no está durmiendo lo suficiente.

Un niño que no descansa lo necesario, será un niño irritable, distraído e incluso enfermizo.

Podremos notar que cuando estamos en el auto se queda automáticamente dormido, algunos días se quedará dormido mucho antes de lo que acostumbra e incluso notaremos que es difícil despertarlo por las mañanas.

Durante el sueño reparador no solo se reponen energías sino que también se reactivan los procesos relacionados a la inteligencia y la memoria.

¿Te preguntabas porque tu recién nacido dormía tanto? Pues la respuesta es que mediante el descanso su sistema nervioso logra la maduración.

Cuando tu pequeño no duerme bien podría estarse reduciendo la altura que podría llegar a tener en su edad adulta, ya que los expertos aseguran que al dormir se estimula la hormona del crecimiento, entre muchas otras.

Al conocer toda esta información yo como madre sentí pavor de que mi pequeño no estuviera teniendo el descanso necesario, ya que entre otras problemas se dice que los niños que no descansan bien también suelen tener mayores problemas emocionales.

¿Te das cuenta todo lo que conlleva el robarle algunas horas del descanso a tu hijo?

En algunas circunstancias los pequeños no duermen bien porque presentan algunas alteraciones de sueño tales como sonambulismo, bruxismo y apneas entre otras. Si este es el caso de tu pequeño lo ideal será que busques ayuda profesional.

En otras situaciones los niños presentan pesadillas, o necesidad de mudarse a la habitación de los padres.  Algunas veces puede ser también por que los padres por necesidad o descuido alteramos su rutina de sueño, esto es muy común en época de vacaciones y fiestas.

Si esta es la situación que estas enfrentando con tu pequeño la solución es tan fácil como cambiar algunos hábitos, establecer una sana rutina para antes de ir a la cama y respetarla.

La próxima vez que pienses en llevarte a tu hijo, a una reunión nocturna, mejor piénsatelo dos veces, al menos que tu hijo sea de los que no se despertaría aunque un tren pase junto a su lado.

¿Tu hijo está descansando bien? ¿Está muy irritable durante el día? Espero que esta información te sea tan útil como me ha sido a mí para darme el impulso de establecer una sana rutina de sueño para AJ.

Saludos que Dtb, te envió millones de besos y un fuerte abrazo, no olvides dejarme tu opinión en los comentarios.

Foto: Neticola