Febrero es el mes del amor, aunque todos sabemos que todo el año debería ser digno de estar felices por amarnos, amar a otros y ser amados.

Todos incluyéndome a mí, estamos emocionados porque ya casi es 14 de febrero, hace unos días le pregunte a mi esposo, así directo ¿a dónde vamos a ir a cenar el 14? Jajajaja, sé que para muchos esto parecerá de lo más anti romántico, pero la verdad, desde que soy madre mi memoria se fue a quien sabe dónde de vacaciones y bueno para ser sincera la de mi esposo y la de muchos sin afán de ofender se fueron junto con ella.

La verdad es que es aceptable, somos seres humanos con mil actividades e intereses y pues no somos maquinas, benditas agendas que para colmo a veces olvido donde la dejo, jajaja.

Pero bueno, pues estaba así preguntándole de lo más directo, porque quiero hacer algo especial con el ese día, salir un poco de la rutina, y medio nos pusimos de acuerdo a donde deseamos salir a cenar.

Obvio AJ ira con nosotros, pues en la ciudad donde vivimos no tenemos familiares que nos apoyen a cuidarlo, y esta mamá leona aun no supera el miedo de dejarlo con nadie ajeno a su sangre.

Pero porque te digo todo esto, aunque no lo creas tiene un trasfondo, si lo notaste ciertamente la forma en que preparamos nuestra salida no tuvo nada de especial. Pero yo quiero invitarte a que veas al fondo, donde se encuentran dos personas imperfectas, tratando de enseñar con el ejemplo al ser más perfecto que Dios les mando que el amor existe, incluso en las pequeñas cosas.

Muchas personas se pasan la vida esperando el momento perfecto para empezar a ser felices, y así se les va la vida.

No esperes a que el momento perfecto llegue, haz que el momento sea perfecto, y haz que el tiempo valga.

Quieres tener un niño feliz, dale amor, no le des cosas, no le des joyas, dale amor, y enséñale que los seres que el más ama se aman entre ellos, en las buenas y en las malas.

Mi frase favorita es que la mejor enseñanza es el ejemplo, y lo es en todas las facetas de la vida, incluso en los sentimientos.

Un matrimonio feliz no se crea sin mucho esfuerzo, comprensión y en ocasiones dar el brazo a torcer. Si siempre quieres tener la razón lamento decirte esto pero ya estas equivocado.

El meollo de este asunto es que recuerdes que es lo que se está celebrando en esta fecha que tanto estamos esperando en las últimas semanas, para algunos será una treta mercadológica entre navidad y mi cumple, a no, no, no perdón entre navidad y el día de las madres.

Pero lo cierto es que podemos verlo como nuestro recordatorio para que no olvidemos lo importante que es amarnos, y ser capaces de amar a otros.

Si tienes la oportunidad de crear una mega producción para celebrar este día con el amor de tu vida, hazlo y disfrútalo todo lo que puedas, pero si estas en el otro extremo y este año no se puede celebrar con bombo y platillo igual disfrútalo y celebra el amor.

Si eres mami o papi y tienes a tu pareja contigo, esfuércense en amarse a sí mismos y demostrar cuanto aman al otro, recordar a sus padres felices y enamorados es un hermoso regalo que les estarán dejando a sus hijos.

Si eres mami o papi soltero, ámate y ama a tus seres queridos, y sobre todo en ambos casos desborden de besos y apapachos a sus peques.

Dejémosle al mundo personas enamoradas de sí mismas, capaces de amar a otros y que soltarlos cuando sea necesario les resulte más fácil.

Como siempre te envío millones de besos, bueno por ser febrero te envío el doble, Dtb, saludos.