La copa menstrual es el mejor descubrimiento que he hecho en los últimos meses, y mi gran aliada.  Hace algunos meses la descubrí, sé que tal vez para algunas resulte sorprendente.

Pero ¿Qué es una copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente de silicona médica que se introduce en el interior de la vagina (igual que un tampón) durante la menstruación, adaptándose a las paredes vaginales en todo momento independientemente del movimiento que hagamos, y recoge todo el flujo en el interior de la copa. Las hay en diferentes colores y tallas como las que te muestro en la fotografía superior.

La menstruación y yo

La menstruación nunca ha sido un tema tabú para mí. Salir de fiesta y viajar mientras menstruaba nunca fue un impedimento, pero tampoco era como que pudiera olvidarme al cien por ciento de que estaba menstruando.

La mayoría de las veces la menstruación viene precedida y acompañada por los molestos cólicos.

Durante mi embarazo y después de tener a AJ fueron unos meses maravillosos libres de la menstruación.

Si, lo leíste bien, yo también era una mujer que me sentía unos cuantos días al mes prisionera de ese tan natural y maravilloso proceso que es la menstruación.

Ahora que soy madre, la verdad es que ni las toallas sanitarias ni los tampones me resultaban suficiente, es que ¡Soy mamá de un NIÑO! Y es muy inquieto. Mi día está compuesto de tirarme al piso, saltar en brincolin, en la pelota y el burrito saltarín, jugar a la ranita entre otras maravillosas actividades propias de ser madre.

El manchar mi ropa y sentirme incomoda cada cierto tiempo por correr a cambiarme la toalla o el tampón era una constante durante mi periodo.

Mi nueva aliada

Así que el día que descubrí la copa menstrual no pude quedarme tranquila, soy partidaria de todo aquello que me facilite la vida, claro mientras eso no interfiera con mis principios.

Como no pude sacarla de mis pensamientos busque asesoría sobre el tema y me acerque a los distribuidores de algunas de las marcas más reconocidas de copas menstruales.

Muy amablemente me respondieron los representantes de Alternativas Ecológicas que son los distribuidores de las marcas Femmecup, Lunette y MeLuna: aquí en México. Quienes me obsequiaron una copa de cada marca para que las conociera y pudiera probarlas.

También recibí una copa de los representantes de la marca Lady Cup esta me la enviaron desde la República Checa.

Cuando platique con los miembros de Alternativas Ecológicas ellos me pidieron que le diera tres ciclos menstruales como mínimo a las copas para que me convencieran, esto debido a que a muchas mujeres les resulta dificil adaptarse a ellas.

Yo les dije que encantada. Es que la verdad entre en este mundo con una mente muy abierta. Y que te puedo decir, desde el primer ciclo me enamore. ¿Qué si me resulto difícil? si un poco, sobre todo porque es algo a lo que no estaba acostumbrada.

La incomodidad fue sobre todo el primer día, que debo confesarte me revise varias veces por el miedo de que la copa se llenara de más y pudiera tener algún  accidente (La verdad es que la copa jamás se llenó, pero era un temor de principiante)

Todo el primer ciclo utilice protectores por aquello de por si las dudas, y vacié la copa tres veces al día.

Pero aun con la incomodidad de lo nuevo y el temor de mancharme, conforme la fui conociendo me enamore más de ella.

El día de hoy y tras cuatro ciclos de estarla probando te lo digo como se lo he dicho a mis amigas más cercanas a mi madre y a mi hermana, a la copa menstrual no la cambio por nada, y es que la considero el mejor descubrimiento que hice en el 2015.

Desde que la uso me olvide de estarme cambiando de toalla sanitaria 5 veces al día, a mi querida copa solo la veo 2 veces al día una por la mañana y otra por la noche.

Los cólicos puedo decirte que en mi caso han disminuido muchísimo.  ¿Por qué? La verdad es que no lo sé, una de mis locas teorías es que se debe al vacío y la succión que la copa crea. (No lo tomes como cierto, eso es solo una de mis locas teorías, ok).

Para mi traer la copa puesta es muy cómodo, no la siento, brinco, corro, me pongo de cabeza, me baño, duermo y todo genial.

Sumado a todo esto es ecológica. Mientras nos facilitamos la vida diaria estamos cuidando el planeta para nuestros hijos.

La copa puede parecer un poco cara al principio, sobre todo tomando en cuenta el precio de toallas sanitarias y tampones. Pero la diferencia es que la copa es reutilizable y dándole un uso cuidadoso puede durar hasta varios años.

Los beneficios que yo he encontrado son muchos y podría seguirlos citando, pero eso sí, para entrar en el mundo de las copas menstruales tienes que entrar con la mente abierta, estar dispuesta a mancharte con tu sangre un poco al principio y sabiendo que tu cuerpo es tuyo y que no hay nada malo en manipularlo. Te aseguro que si les das una oportunidad no te arrepentirás.

Pronto te contare que pienso de las marcas que he probado y cuál es mi preferida.

Te envió miles de besos, Dtb, saludos.