En ocasiones la navidad para algunos pasa de ser una temporada de ensueño a la pesadilla de sus sueños. Y eso porque normalmente después de las cenas, posadas, intercambios viene la cuesta de enero la subida de peso y el cansancio.

La clave está en recordar el significado de la cena de navidad  y  año nuevo para sobrevivir.

El verdadero significado de la navidad no son los regalos ni las cenas lujosas. El verdadero significado de la navidad es el compartir momentos especiales con nuestros seres queridos.

Hubo un momento en las pasadas fiestas donde toque fondo, si así de drástico, estaba cansada y fastidiada la navidad se había convertido en motivo de gasto y cansancio.

Cuando me descubrí molesta porque no estábamos listos para llegar a tiempo a la misa de noche buena puesto que habíamos estado ocupados preparando la cena y después arreglándonos, y finalmente en una ocasión cuando me descubrí molesta con mi esposo por no hacer la reservación para la cena de año nuevo en el restaurante que había elegido, ahí toque fondo.

Me puse a recapacitar y me di cuenta que en muchas ocasiones se nos olvida que la vida no está comprada. Que lo importante no es el lugar, ni tener preparado para cenar lomo, pavo, romeritos y ponche.

Eso es superficial, lo importante son las risas, los abrazos, los buenos deseos y los besos que compartas con tus seres queridos.

Así que en estas fiestas espero no olvidar eso, y no solo en las fiestas si no cada día de mi vida.

Este año para disfrutar diciembre estoy planeando:

  • Tener un presupuesto para regalos y respetarlo.
  • Comprar la cena de navidad. Eso no significa que no ame a mi familia, seguro que terminaré preparando aunque sea chocolate, pero prefiero pasar horas junto a mi hijo y mi familia que en la cocina y terminar tan agotada que no tenga ánimos de nada.
  • Comenzar a prepararme con bastante tiempo para asistir a misa (en casa tenemos un motivo superior para celebrar la navidad, además de convivir en familia)
  • Quebrar piñata antes de cenar, probablemente en la tarde (quiero que mi hijo lo disfrute).
  • Reír mucho con mi familia, no preocuparme por si se mancha el mantel, cantar y bailar todo lo que pueda.
  • Dar gracias, por todo lo que tengo.
  • Y si algo se sale de lo planeado dejárselo a mi esposo él es muy bueno improvisando.

Espero que no olvides el verdadero significado de estas fiestas. Y que me cuentes los tips que implementas para disfrutarlas al máximo con tu familia, saludos Dtb.

 

 

Foto: JuditK