La navidad es una buena época para compartir. Ciertamente el dar no debería ser algo de épocas o fechas, pero si nos habíamos estado tardando en inculcar esta hermosa costumbre en nuestros pequeños ahora es el momento.

A todos nos ha tocado ver pequeños que no les gusta compartir y que incluso sufren cuando algún amiguito los visita y toca sus juguetes.

Y qué hay de los adultos que nos cuesta compartir nuestras cosas materiales y ni que se diga de cosas menos tangibles como nuestro tiempo y nuestra consideración.

Compartir es uno de los principales valores que debemos inculcar en nuestros pequeños, y la mejor forma de hacerlo es con el ejemplo.

Cuando escuchamos compartir a nuestra mente viene el dar una parte de nuestros ingresos o incluso algún artículo personal. En pocas palabras nos enfocamos en lo material y económico.

Sin embargo el compartir va mucho más allá. Podemos compartir nuestro tiempo con las personas que se encuentran solas. Llamando a esa abuelita que pasa la mayor parte de su día sola, visitando a algún familiar enfermo.

En estas fechas navideñas se puede donar ropa de invierno a asilos de ancianos, o algunos juguetes para los niños de una casa hogar, también puedes llevar a iglesias y casas de asistencia, juguetes, ropa o despensas.

Enseñar a nuestros pequeños con el ejemplo les facilitará el proceso de comenzar a compartir con otros niños, es muy bueno que se les explique de forma sencilla qué es lo que se está haciendo y cómo ayuda a otros el que nosotros compartamos un poquito de lo que tenemos con ellos.

Un ser humano que comparte es mucho más libre y feliz ya que no se encuentra atado a nada incluso no se atará a sus problemas, pues el día que se le presente alguno podrá fácilmente compartirlo con alguien de su confianza.

¿A ti no te ha pasado que quieres resolver los problemas del mundo sola? Todo es parte de la misma falta de costumbre de contar con otros y que otros cuenten con nosotros.

Cuando uno comparte puedes hacerle la vida más llevadera a alguien e incluso hacer tu vida más amena.

Comencemos esta navidad a inculcar esta hermosa costumbre a nuestros pequeños y llevemosla a cabo durante todo el año en la medida de lo posible.

Como ya lo dije antes, recuerda que lo más valioso que puedes dar a los demás es tu tiempo y compañía.

Foto: Hoffnungsschimmer