Del 1 al 7 de agosto se estuvo celebrando la semana mundial de la lactancia materna, así que considero que es el momento adecuado para abordar el tema de como me fue a mí en esa etapa tan especial.

Para resumirlo un poco debo decir que me fue mal, ¿Por qué me fue mal? Por pura ignorancia.

Les cuento como empezó todo, como ya sabrán si me han leído antes yo parí a AJ por cesárea en el sector privado, hago hincapié en este dato porque quien es mexicana sabe que entre este y el sector publico hay una gran diferencia, mi parto fue muy cuidado y lindo sin embargo hubo dos cosas que no me gustaron y que marcaron mi experiencia con la lactancia.

Lo primero fue que apenas nacio mí bebe y yo poder darle un beso se lo llevaron para limpiarlo y cambiarlo, así que ya no lo volví a ver hasta que me llevaron a mi habitación. Claro que durante este tiempo él estuvoacompañado en todo momento por su abuelita y demás familiares.

Y lo segundo fue que para cuando me llevaron a la habitación ya estaban tratando de darle biberón a mi niño, y ahí fue donde empezó el problema.

AJ era un bebe tan cómodo que ni siquiera parecía haber notado que salió de la barriga, simple y sencillamente no quería comer, cosa contraria a la actualidad, que no me come a mi porque no me dejo.

Sin embargo apenas llegue a la habitación trate de empezar a darle pecho incluso adelantándomeles a las enfermeras que estaban puestísimas a darle la teta.

Pues así empezamos, con una lactancia combinada que fue lo que el medico instruyo, y yo mama primeriza claro que deseaba hacer las cosas lo mejor que pudiera, así que así lo hice, y todo parecía ir bien hasta que al tercer día mi niño comenzó a vomitar cada que comía, fuimos corriendo con el doctor que nos dijo que era reflujo, receto unas cuantas gotitas y listo nos despachó a casa.

Seguí dándole pecho a pesar de que tenía los pezones irritados, eso no era lo importante además de que producía muchísima leche, darle de mamar era una liberación pues cuando no los pechos me dolían muchísimo.

En fin al día siguiente vino el peor susto y cometí el peor error, AJ al vomitar se atraganto,  lo bueno fue que jamás le quitábamos los ojos de encima y rápidamente lo auxiliamos aun así sus labios se tornaron azules.

Después de ese susto corrimos a ver al pediatra, lo dicho como buena madre primeriza, pero para nuestra decepción no nos podía atender así que corrimos con otro que se encontraba en la misma clínica y ese fue el que me envió a darle leche deslactosada pues en ese momento me dijo que el niño tenía muchísimo gas en su estomaguito y que la gargantita se le veía irritada por el vómito, me dijo que debía dejar de darle pecho durante dos días y que ya al tercero comenzara nuevamente con las tomas intercaladas.

Y así lo hice, solo que al tratar de darle nuevamente pecho mi niño ya no quería comer, había creado tal apatía por succionar de mi pecho que simple y sencillamente no podía, mi solución fue dejarlo padecer hambre no le di más teta hasta que por fin tomo pecho.

Cuando asistimos a consulta con el pediatra que lo recibió al nacer me regaño por haber cambiado de leche, así que nuevamente me receto otra que no era deslactosada totalmente sino baja en lactosa, y pecho intercalado.

Para ese momento me dolían tanto los pechos pues los tenia hinchados y batallaba mucho para que AJ comiera, pero así seguí por seis meses que fueron los que mi pequeño tomo pecho, debido a que él no quería mamar la producción de leche bajo considerablemente y para cuando se hicieron los 6 meses era muy poca la que producía y a él era obligarlo a estar mamando.

Mi bebe y yo si creamos un lazo muy especial gracias al pecho, me sentaba ahí con mi niño y el mordisqueaba el pecho y muchas veces se quedaba dormido de esa manera pero era muy poco lo que realmente comía.

Fue una lactancia exitosa, yo creo que al fin y al cabo AJ tomo el calostro que es tan importante y tuvo este maravilloso alimento aunque sea a la fuerza por los primeros seis meses, actualmente es un niño sano y fuerte.  Sin embargo creo que pudo ser una mejor experiencia, si yo hubiera estado mejor informada y guiada.

La lactancia materna es muy importante, infórmate mami y vívela plenamente

Muchas gracias por leerme espero que mi experiencia sirva a otras mamis para que eviten pasar por los mismos problemas que yo pase.

Les deseo que estén pasando unos días muy pero muy ricos, acá en mi rinconcito hay ocasiones que morimos de calor pero de repente tenemos unas tardes lluviosas muy refrescantes.

Estaré súper feliz y agradecida si me dejan sus comentarios y me comparten en las redes.

Saludos Dlb.