Lo prometido es deuda, el día viernes AJ y yo emprendimos una nueva aventura acompañados de una de sus abuelitas (mi mamá) viajamos en autobús, un recorrido de 14 horas, para ser sincera nos fue bastante bien, yo no me lo esperaba, pensé que el viaje seria un caos dado que no fue planeado y salió de la nada. Todo empezó porque mi esposo tuvo que salir de viaje de trabajo, así que rapidísimo puse manos a la obra y en menos de lo que dicen clic ya estábamos arriba del autobús camino a visitar a mis hermanos.

Cuando llegamos a la terminal, el autobús estuvo retrasado, por lo tanto nos toco estar esperando una hora completita, no paramos caminamos de una esquina a la otra, AJ terminó conociendo cada rincón de la terminal, se la pasaba diciéndole adiós a cuanta persona se le pasaba por enfrente, hasta que comenzó a desesperarse y estar enfadado, yo en ese momento me imaginaba que me esperaba una buena faena.

Cuando finalmente llegó el autobús corrimos con todo y maletas porque han de saber que en esa terminal el equipaje se documenta hasta que se está abordando el autobús, y ahí vamos con niño, perrita y las tres maletas.

Terminamos saliendo a las 17:20. Cuando teníamos aproximadamente 40 minutos de recorrido se acabo el encanto de ir viendo por la ventanilla, así que hice uso de su tableta, que la verdad no duró más que como 5 minutos porque mi hijo después de comer una botana se quedó dormido, lo cual fue una sorpresa bastante buena. Yo soy de las que no puede dormir cuando viaja en carretera, tardo muchísimo en quedarme dormida, pero mi esposo es de los que recarga la cabeza y mime ya llegó a él, pues parece que en eso salió al papá.

Y que mas les puedo decir, a las 21:30 llegamos a una de las paradas que hacía el autobús en su ruta, así que bajamos a comprar algo para cenar, a él le di su teta (biberón) y cuando regresamos al autobús solo tenía 15 minutos este andando cuando AJ ya había regresado a dormir.

Así fue el viaje bastante tranquilo, él durmió a sus anchas gracias a que veníamos acompañados de mi mamá y durmió en nuestras piernas. Se despertó a las 07:00 cuando estábamos a hora y media de llegar a nuestro destino, el autobús ya venía medio vacío, y ahí comenzó un poco lo difícil, él quería venir brincando de asiento en asiento como chapulín, pero como imaginaran no lo deja así que a empezar a  ver cómo entretenerlo, lo cual se soluciono en observar y señalar cosas  por la ventana, cantar unas cuantas canciones que le encantan.

viaje largo en autobusJugó un poco con un peluche que lo acompañó todo el viaje, finalmente llegamos a nuestro destino, para bajar lo coloque en la cangurera, (yo uso la boba carrier desde que AJ tenía 6 meses, y me ha resultado una maravilla) y listo a recoger el equipaje y esperar que llegaran por nosotros. Para las que se estén preguntando nuestra perrita, que se llama Cleo, (me encanta el nombre de la reina egipcia) llegó en perfecto estado, así que se puede decir que fue un trayecto exitoso.

Nosotros no habíamos viajado solos en autobús distancias tan largas, normalmente viajamos en nuestro coche y la distancia más larga había sido de 6 horas, haciendo varias paradas.

Les dejo la lista de lo que yo implemente en este viaje y espero que les ayude a la hora de tomar carretera:

  1. Tratar de emprender el viaje en horarios donde sabes que las energías de tu pequeño van a la baja y que abarque horarios nocturnos.
  2. Que el niño(a) tenga mucha actividad física previa al viaje, no dejar que esté sentado o viendo televisión el objetivo es que gaste tantas energías como pueda.
  3. Alimentarlo muy bien para que no se sienta a disgusto del estómago, yo no le di nada para los mareos, pero si ustedes tienen historial de que su pequeño no tiene buen estómago para las curvas (como una servidora) mejor preguntar al pediatra que se le puede dar. No queremos que el niño se grabe las experiencias de viajar como una pesadilla.
  4. Llevarle agua, y comidas desde casa. No sería bueno que llegara a pescar algo en algún puesto de comida,  mejor llevar algo que picar preparado.
  5. Llevar algunos juguetes que puedan ser fáciles de encontrar y de limpiar en caso de que se caigan. (Yo le lleve un libro que le gusta bastante, su peluche favorito y su tableta).
  6. Si viajas sola llevar una cangurera o en su defecto una mochila arnés, para la seguridad de tu niño, las terminales de autobús son lugares muy movidos todos los días del año.

Estos tips me resultaron muy útiles y espero que a ti también te ayuden a que tu viaje sea una experiencia fantástica y no una fantástica pesadilla.

Saludos que Dtb, y que pases un feliz viaje, besos 🙂