Y todo comenzó con un ¿Por qué no?, que ocultaba un ¡Claro que siiii!, así empezó esta historia, que 11 años después y tras un muy seguro y feliz ¡Si acepto! Tiene como resultado una hermosa casa con un hermoso e inteligente niño y una chihuahua bastante sucia y maleducada.

Y dentro de esa hermosa ecuación estoy yo, si yo, la madre de ese hermoso niño, que en muchas ocasiones llega a parecer neurótica, y me cuestiono si soy la madre correcta para esa preciosa criatura, que justo ahora corre por el cuarto con juguetes y mi sandalia…esto es todo.

Una madre primeriza que compartirá su fantástica y agotadora experiencia a partir de los 20 meses de su hermoso bebé… en el fondo desearía que solo fuera el criar al niño como en un cuento de hadas, pero todas sabemos que no es así, hay más variantes en la ecuación, y no hablo de mi esposo que es un muy buen compañero en la guerra; habló del trabajo la familia y la sociedad misma.

Pero qué significa todo el estrés si cada mañana escucho un gritito ¡mami! que hace que me den ganas de levantarme.

Las invito a acompañarme a través de mi recorrido…