¿Qué es el embarazo anembrionario o anembrionico?

Embarazo anembrionario ¿Qué es eso?, ¿Por qué a mí?, esas fueron las preguntas que me hice cuando el doctor me dijo que jamás hubo embrión.

8 de noviembre del 2012, me encontraba en el baño de la sala de espera del aeropuerto, iba de viaje a visitar a mi hermana que estudiaba en otra ciudad, cuando me percate de que comenzaba a sangrar de un color rosado, rápidamente le hable a mi ginecólogo de cabecera, me receto una inyección de progesterona y me pidió que le llamara si algo más sucedía.

Yo seguí con mis planes de viaje tomé el avión (puedo calificar ese vuelo como el más largo de mi vida). Al llegar a mi destino fui lo más rápido que pude a la farmacia y me puse la inyeccion que me había recetado. Fui al hotel y me dedique a descansar, la advertencia en todas las páginas de internet era que el sangrado no debía pasar a un rojo vivo pues eso era muy peligroso, mi sangrado pasó a rojo vivo, sentía que me moría, estaba sola en una ciudad donde no conocía mucho y lo único que podía hacer era rezar y pedirle a Dios que si era su voluntad hiciera muy fuerte a mi bebé para que soportara esto.

Jamás hubo embrión

A las 5 de la mañana baje a recepción y pedí que me llevaran a la clínica más cercana donde hubiera servicio de ginecología, así lo hicieron, fueron realmente buenos conmigo, al llegar a la clínica les dije mi problema y me llevaron rápidamente a una habitación a que esperara al ginecólogo que llegaría en una hora. Cuando finalmente llegó el ginecólogo y me reviso me dijo que ciertamente estaba teniendo un aborto, me pregunto si ya había arrojado algo y le dije que hasta el momento no, comenzó a realizarme ultrasonidos y ahí fue cuando me dijo que había sido un embarazo sin embrión, que había sido un embarazo anembrionario.

Ahí comenzó mi torrente de preguntas, ¿qué es? ¿Por qué a mí? ¿Tengo algo mal?  Mi esposo y yo nos habíamos preparado con meses de anticipación tomando vitaminas, ácido fólico, cuidando nuestra alimentación, dentro de mí no entendía porque me estaba pasando eso.

¿Por qué pasa?

El doctor me trató como si fuera una niña pequeña me explicó que en el proceso de integración del óvulo y el espermatozoide algo había sucedido que no había permitido que se creará un huevo factible para que se siguiera desarrollando.

Que sí, mi cuerpo había detectado un embarazo pero que al no ser un material óptimo la naturaleza en su sabiduría no había dejado que siguiera desarrollándose y que era por eso que ahora mi cuerpo estaba desechando el saco gestacional  y el tejido que se había formado para que se desarrollará el embrión, que en este caso nunca creció lo que generó un embarazo anembrionario.

Al iniciar el proceso de embarazo mi cuerpo produjo gonadotropina coriónica humana (hCG), la hormona del embarazo que es la que detectan las pruebas caseras, y fue por eso que las 5 pruebas que me realice resultaron positivas.

Lo crean o no dentro de todo el dolor que estaba pasando fue un alivio saber que no se había formado un bebé, que no había una vida que se me estaba yendo de las manos sin que pudiera hacer nada, que para Dios ese no era el momento adecuado para que yo me convirtiera en mamá, eso fue lo que me ayudó a estar un poco más tranquila en aquella tragedia.

El doctor  me dijo que no consideraba necesario realizarme un legrado, solo me receto reposo y unas pastillas para el dolor, sin embargo me dijo que era muy importante que al regresar el lunes a mi ciudad de origen visitará a mi ginecólogo para que el me realizara una valoración.

¿Me volverá a pasar?

Mis mayores dudas eran si había algo mal conmigo y si me volvería a pasar, a lo que el doctor me respondió que él no encontraba que hubiera algo mal en mi y que solo si esta situación se volvía a repetir de tres a cuatro veces más sería necesario realizarnos algunos estudios más completos y complejos a mi esposo y a mí.

Mi esposo que en aquel tiempo trabajaba costa afuera finalmente pudo trasladarse a donde yo me encontraba, mi hermana finalmente pudo salir a su descanso de fin de semana y yo ya no me encontraba sola.

El fin de semana pase muchos dolores y fui desechando algunos coágulos.

¿Cuando intentar embarazarme de nuevo?

Al asistir el lunes con mi ginecólogo el pobre al ya no recibir llamadas mías creía que todo se había solucionado con la inyección, cuando le dije lo que paso me reviso y me comento que me encontraba físicamente muy bien, que ciertamente el legrado era innecesario y que si yo deseaba volver a intentar embarazarme solo tenía que esperar a que pasara un periodo menstrual.

Platicando con mi mama ella al tratar de tranquilizarme me dijo que esto siempre ha pasado solo que antes las mujeres lo veían como un simple retraso, y que ahora con todas las pruebas de embarazo caseras que detectan un embarazo con días de anticipación antes de que tenga que llegar la menstruación es por eso que ahora lo detectamos como abortos.

Antes de mi experiencia yo no tenía idea de que existiera el embarazo anembrionario, ahora lo sé pero sé también que aunque yo haga un plan el que se cumplirá será el plan de Dios y que si yo me pongo en sus manos sus tiempos serán los precisos, en aquel momento no era el adecuado para mí porque él ya me tenía reservado a AJ para convertirme en mamá.

Si te gusto este post te podría interesar: Cuando la prueba dio positivo.