Hola queridas mamis que andan por aquí, las tenía muy abandonadas y esto se debe a que están pasando muchos cambios en mi vida. —¡Ok! soy mamá, lo se y cambios es el apellido de mamá, lo entiendo jajaja.

Pero últimamente me he visto un pelin sobrepasada por algunos cambios de rutina y el estrés por no tener ni la menor idea de lo que nos depara el futuro (De nuevo ok, jajaja nadie sabe qué le depara el futuro) mientras escribo este post recuerdo porque amo tanto compartir con ustedes un cachito de mi vida, es que mientras les escribo me relajo y me doy cuenta cuando estoy siendo un poquito demasiado.

Cambios, cambios y más cambios

El asunto esta en que en el trabajo de mi amado esposo (porque definitivamente lo amo aunque en muchasssss ocasiones quisiera colgarlo-guiño-) están habiendo muchos cambios. Estos cambios lo mantienen últimamente más tiempo fuera del país que en casa.

Se que esto es una realidad para muchas e incluso el otro día platicando con unas amigas madres solteras me doy cuenta la difícil tarea que tienen por delante, cosa que les admiro muchisimo.

Para nosotros esto es un cambio drástico en las rutinas ya que normalmente en nuestra familia nos sostenemos muchísimo los unos a los otros. Tener que quedarme sola con mi hijo por más de 15 días es una faena y a esto hay que sumarle no solo la carga física sino la carga emocional.

Solo somos nosotros 3

No se si ya se los he dicho antes pero en la ciudad que vivimos somos solo nosotros 3, no tenemos más familia en la que podamos apoyarnos y decir — Le dejaré a AJ a la abuelita por un par de horas para poder hacer tal cosa. Aquí a donde voy yo va mi peque porque sencillamente no tenemos otra opción.

Debido a esto es que con los cambios que estamos viviendo yo he tenido que dejar de lado actividades que me apasionan, como por ejemplo ir a mis clases de yoga (he tenido que limitarme a tratar de practicarlo en casa lo cual no es tan satisfactorio como ir al estudio he de confesar) situación que me ha mantenido estresada e incluso un poco deprimida.

Cuidado niños cercas

Pues como debido a estos cambios en el trabajo de mi esposo no sabemos si tendremos que mudarnos o no el estrés hizo su jugada creando algunos problemas de adultos de esos de los que los niños no deberían enterarse.

Un mal día y sin prestar la atención que debí haber prestado a la presencia de mi hijo le comente a mi esposo que no estaba tan segura de querer mudarme. Todo parecía haber quedado en un rabieta mía.

Sin embargo, cual fue mi sorpresa que mientras esperaba a que AJ saliera de su clase de inglés escuche como les comentaba a sus compañeros que su mamá ya no quería vivir con su papá y que su papá se iba a cambiar de país.

Los niños son crueles y obviamente le hicieron algunos comentarios hirientes e incluso se rieron de él, gracias a Dios la maestra puso orden rápidamente y podría parecer que el asunto no trascendió más allá.

Todo gracias a los problemas de adultos

Nosotros por nuestra parte tuvimos que tener una platica con nuestro hijo sobre el tema y desgraciadamente  muy posiblemente en su interior aún le quede la duda de si mamá quiere o no a papá.

Es por esto que es muy importante que extrememos precauciones cada que vamos a hablar sobre un tema delicado, cuidar que nuestros peques no están cerca, incluso aunque parezca que están durmiendo.

¿Te ha pasado algo similar alguna vez? Yo tuve que aprender a la mala ahora definitivamente tendré más cuidado sobre los temas que trato alrededor de mi pequeño.

Espero que te encuentres de lo mejor te envio un fuerte abrazo y te agradezco por la visita, si mi experiencia te ha servido de algo recuerda compartirla, Dtb.