El primer día de Kinder puede llegar a ser muy difícil para cualquier familia. Están los niños que van felices a su primer día de clases mientras la madre se queda descorazonada. Y están los polos opuestos a esta situación.

En casa no tuvimos que pasar por esto. Hace un par de semanas tuvimos nuestro primer día de kinder y fue uno muy especial en pijama y en la comodidad de nuestra casa.

Así es, seguimos de ovejas negras, hippies e inadaptados jajaja. Pero hasta el momento muy contentos y convencidos con la decisión que hemos tomado.

Aprende con Alas

Nosotros hemos optado por inscribir a AJ en Alas. Una comunidad educativa laica que ofrece herramientas y recursos educativos para familias que como nosotros han decidido educar desde el hogar.

Optamos por el currículo de Kinder con Acreditación en USA pues nos pareció la opción que mejor se adaptaba a nuestras necesidades.

¿Es caro?

El precio nos pareció muy accesible ya que es un pago anual y esto nos da la libertad económica de poder inscribir a AJ en clases presenciales de actividades y conocimientos que a él le interesan.

¡Tu hijo es un ermitaño!

No, no tenemos a nuestro pequeño de ermitaño. AJ convive con otros pequeños toma clases de natación, ha ido a clases de futbol. Asiste a un taller de lectura donde disfruta muchísimo mientras juega y aprende.

Y este verano tendrá su primer summer camp en Berlitz, la academia de idiomas. En agosto empezará el curso oficial de inglés en la misma academia.

Como puedes ver de ermitaño nada. Solo decidimos darle prioridad a los intereses y gustos de nuestro hijo. Mientras toma su educación inicial de una forma más flexible pero no por esto menos seria y efectiva.

¿Cómo ha sido hasta ahora la educación en el hogar?

Las primeras clases de kinder en casa han sido muy productivas, divertidas e interesantes a pesar de que nos han tocado en unas semanas donde AJ a tenido “moquititis” (gripe).

A mi me ha tocado reordenar mis horarios, sacar a flote mis habilidades con las tijeras y el resistol. Además de trabajar con la paciencia.

Nadie dijo que este camino sería fácil, pero ¿Qué cosa buena lo es? Por el momento estamos en etapa de adaptación y buscando cual es la mejor forma de trabajo para nosotros.

Definitivamente te seguiré contando de nuestra experiencia como familia homeschooler más adelante en este nuestro rincón.

Te envío un fuerte abrazo, Dtb.