¿Cómo has estado? nosotros muy bien gracias a Dios, la semana pasada AJ cumplió 2 años, y con la llegada de estos 24 meses llegaron muchos cambios en su personalidad (crisis de los dos años), es cierto no te voy a engañar, ya se venían viendo, de unas semanas a la fecha, AJ se la pasa cuál mini adolescente y como decía mi profesor, es que todo le duele, el otro día mientras veía el programa de la casa de Mickey Mouse, se puso a llorar a chorros y me pedía que por favor salvará a Mickey, y es que el malvado de pedro había dejado que un gigante lo secuestra.

crisis dos años

Pero dentro de todos los cambios los buenos y los que son necesarios estamos felices, y lo celebramos casi toda la semana, teníamos planeado salir de viaje pero por múltiples razones se tuvo que posponer.

Así que en casa celebramos con  pastel y globos de George Pig, le hice un gorro de cumpleañero y un letrero de feliz cumpleaños que le hice. Con esos pequeños detalles  mi pequeño gran hombre se lo paso a lo grande nuevamente demostrando que para los niños lo importante es que les demos muchísimo amor y tiempo.

AJ ha reflejado una forma de ser maravillosa, de carácter decidido, y personalidad sociable, de repente se muestra un poco tímido aunque debo decirte que a los 5 minutos toma toda la confianza del mundo, cosa que a mí como madre me preocupa.

Como te decía de un tiempo a la fecha ese maravilloso angelito que se veía que no rompería ni un plato, se ha vuelto una máquina incansable de berrinches y pataletas, el otro día platicando con mi papá me dijo que mis hermanos y yo también pasamos por esta etapa, mi amado esposo como flash pregunto que como se nos quitó (no pienses que está desesperado, para nada, jajaja), pues mi papa a esa pregunta solo respondió que con el tiempo, que de repente se nos pasó, no nos dio ninguna receta mágica ni ninguna infografía, solo nos dijo que era la etapa de la paciencia, otro de esos tantos momento donde al parecer tendremos que reforzarla.

Porque vaya que desde que los parimos hasta que el señor nos llame tendremos que tenerles mucha paciencia, (ahí viene a mi cabeza esa frase tan común en mi madre, es que hasta que tengas hijos vas a saber).Eso sí mi papá nos dijo que no cediéramos a los berrinches porque entonces ellos se

acostumbran a que haciéndolos obtendrán lo que deseen, quiero aclararte que debemos ser muy inteligentes para diferenciar lo que se esta convirtiendo en un berrinche de lo que es una verdadera necesidad en tu pequeño, porque si el pobre se pone a llorar porque tiene hambre no lo vas a ignorar, eso no es un berrinche es un posible dolor de barriga por el hambre.

Amo muchísimo a AJ y quiero criarlo con apego o traducido con mucho amor, pero en estos días mi paciencia ha pasado por pruebas de fuego.

No sé si notaste mi ausencia la semana pasada, no es que yo sea un tornado por las redes pero de repente digo algo y la semana pasada pues brille, pero por mi ausencia; esto debido a que soy alérgica, y mi alergia se refleja en mis vías respiratorias, padezco “rinitis alérgica”, y eso me está mermando en los pulmones debido a que me he creído súper héroina y no he hecho al pie de la letra mi tratamiento ahora todo está pasando factura.

Pues  entre que estaba enferma y los cambios que está teniendo mi pequeño gran hombre mi paciencia está siendo probada, si me has leído antes sabes que no soy la Sra. paciencia, pero aquí estoy al pie del cañón y dándole batalla a la vida, que para eso nacimos ¿verdad que sí?

Te dejo estos tips que me parecen muy útiles para sobrellevar los berrinches y pataletas:

 Paciencia, mucha paciencia, no enojarte y comenzar a gritarle ya que este comportamiento le demostrara que su actitud está ganando terreno, entonces practiquemos la serenidad, recuerda que el ejemplo es la mejor forma de educar.

Los padres deben estar de acuerdo, no que uno diga que sí y el otro diga que no, ya que eso le da al pequeño cierto poder y tranquilidad, así que si regaña papa tú apóyalo aunque no estés totalmente de acuerdo eso se puede platicar en otro momento donde tu pequeña esponjita no este absorbiendo toda la información.

Debemos prevenir la situación que afecta al niño, buscar la forma de evitarlas o explicarle a nuestro pequeño que en ese momento no puede ir a jugar, o no se le puede comprar cierto juguete pero que próximamente podrá realizar esa actividad, y cuando el momento de la verdad llegue recordemosle que ya se le había advertido que ese día por ejemplo no podría llegar a los juegos.

¿Y tú tienes un hombrecito o princesa de dos años? ¿Ya pasaron esa etapa? ¿Cómo lo hiciste? Te invito a contármelo en los comentarios por que la plática enriquece y para eso estamos aquí para enriquecer nuestra experiencia en este asunto de la vida y la maternidad. Recibo ansiosa consejos para sobrellevar esta nueva y maravillosa aventura.

Te mandamos un fuerte abrazo y millones de besos, Dtb.