es un niño

No se ustedes pero desde que me puse a pensar que algún día tendría hijos me decidí (no sé porque) que yo quería que mi primer hijo fuera niña. Cuando nos pusimos a planear quedar embarazados era una ilusión ver los artículos para niña, todo en colores rosas y morados, llenos de moñitos y flores, brillos por doquier. Sí, yo quería tener una pequeña princesa. Hasta el nombre teníamos planeado.

Sin embargo en el cuarto mes el ginecólogo lo dijo, es un niño, así de fácil vio la pantalla y con una sonrisa nos lo dijo, aquí está su tarjeta de presentación, mientras nos mostraba lo que él dijo eran los testículos y el pene, jajaja lo recuerdo tan bien, jamás olvidaré esa frase.

Un niño,  Dios me estaba enviando un niño, a mí que siempre proclame a los cuatro vientos que lo más maravilloso sería tener una niña.

Cuando me lo dijo mi primera pregunta fue ¿Cómo voy a criar a un niño?, no sé qué pasaba por mi cabeza, sé que es un azar, y que lo importante es que nazcan sanos, pero en ese momento me cuestionaba mil trivialidades ¿Cómo lo voy a vestir?, ¿a calzar?, ¿qué juguetes le voy a comprar?, ¿tendré que jugar luchitas y fútbol?

Cuando asistía a las tiendas de bebés, la verdad era que no me parecía nada linda la ropa para niño, y los zapatos eran muy simples, según mi expectativa, ni que hablar de gorritas y demás, eso de vestir a juego los dos se había acabado antes de empezar.

Sin embargo conforme los días pasaban y los ultrasonidos seguían mostrándome a ese pequeño hombrecito, creo que los pasillos con ropa para niño se fueron haciendo más interesantes, mi mentalidad comenzó a cambiar, me comencé a imaginar el vestirlo a par con su papá, los tres iríamos con calzado similar, me imagine llevándolo a su práctica de fútbol  o basquetbol, y entonces  los carritos y balones comenzaron a inundar mi casa, el azul con el café fue mi combinación favorita. Sería la madre de un varoncito y tendría que adaptarme a esa situación.

Mi recomendación es que sean felices tan solo por el hecho de que Dios les está dando la oportunidad de ser madres, niña o niño es un regalo que viene con muchas responsabilidades, estén conscientes de ello, en el mundo actual debemos preocuparnos por cosas más importantes, como es el criarlos de una manera sana en esta sociedad  tan corrompida, buscar la manera de criar a un niño pleno y feliz.

Eres mujer, eres maravillosa y te está siendo confiada la oportunidad de inculcar valores a un nuevo ser humano, y educarlo de manera que los respete y los aplique, por lo demás si puedes hacer dos coletas seguro que aprenderás a hacer peinados de sayayin(soy generación Dragón Ball).

Y si  por otro lado estas esperando  una princesita, y estás preocupada porque como yo eres malísima peinándote a ti misma, no sabes cómo harás que la belleza de esa  hermosa criatura sobresalga aún más, no te preocupes, en la red existen millones de tutoriales sobre cómo hacer trenzas, moños, y todas esas monadas que a las niñas les encantan y con las que se ven preciosas.

Les dejo un chiste súper lindo que me contó mi esposo sobre bebés:

Estaban tres bebés en el área de cuneros, entonces el primero se levanta la cobijita y dice uff, sí, soy niño. El segundo se levanta la cobijita y dice, perfecto soy niña. El tercero se levanta la cobijita y con cara de duda vuelve a asomarse, los otros dos le preguntan qué te pasa, y él con voz de preocupación contesta yo no sé que soy me pusieron chambritas amarillas. Jajaja

Espero que les haya gustado, un chiste tierno.

Saludos de una Mami y Mujer Feliz.